"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Estado
viernes 6 de julio de 2007

Lanzan convocatoria en Atlixco para defender el maíz y el frijol nacional

Atlixco– Con el lema “Porque sin maíz no hay país, pon a México en tu boca”, integrantes de la Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP) lanzaron aquí la tarde de este jueves una convocatoria a decenas de ejidatarios de la zona para proteger a ese producto milenario e histórico.

“Llamamos a todos los habitantes de la región para que, desde donde estén y con ingenio, se expresen a favor de la defensa del maíz mexicano, por la soberanía alimentaria y la reactivación del campo”, aseguró el comunicado leído por Ernesto San Juan, de la AMAP.

La campaña comprende 10 medidas urgentes, explicó: “Sacar al maíz y al frijol del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y eso implica instalar un mecanismo permanente de administración de las importaciones y exportaciones de ambas mercancías (y sus derivados) por el Congreso de la Unión; prohibir la siembra de maíz transgénico en México, y a cambio resguardar y mejorar el patrimonio genético de éstos; aprobar el derecho constitucional a la alimentación de parte de la Cámara de Diputados y la Ley de Planeación para la Soberanía y Seguridad Agroalimentaria y Nutricional por la Cámara de Senadores.

“Luchar contra los monopolios del sector agroalimentario, es decir, evitar el acaparamiento y la especulación, así como la publicidad engañosa de alimentos ‘chatarra’; promover que el maíz mexicano y las expresiones culturales que involucra se inscriban en la lista de patrimonio oral e intangible de la humanidad en la Unesco; activar un control de precios de la canasta alimentaria básica, garantizar el abasto y crear una reserva estratégica de alimentos, promover el consumo de alimentos campesinos, y el comercio justo.

Otra de las medidas será reconocer “los derechos de los pueblos originarios y proteger los territorios campesinos y sus recursos naturales estratégicos; apoyar que más productores de café accedan a los mercados internacionales de mayores precios; impulsar la conservación de los bosques y selvas mediante el manejo sustentable de los recursos naturales a través de la organización y gestión comunitaria y finalmente garantizar el principio de equidad de género en las políticas rurales, así como el reconocimiento pleno de los derechos humanos, ciudadanos y laborales de los jornaleros agrícolas y los trabajadores migrantes”.

¿Cómo participar?

Según San Juan, desde el pasado 25 de junio y hasta el primero de enero de 2008, las solicitudes a los trabajadores de la tierra en este valle de Atlixco (la convocatoria será en todo el país) es para sembrar maíz en hogares, banquetas, camellones y parques públicos; apoyar con su firma las 10 medidas urgentes para defenderlo, con el objetivo de reunir el apoyo de millones de mexicanos y mexicanas.

“Es necesario participar en la Jornada Nacional de Movilizaciones por la Defensa de la Soberanía Alimentaria y la Reactivación del Campo Mexicano, y el Presupuesto Rural 2008 que se llevará a cabo del 12 al 20 de octubre próximo. Incluye una marcha nacional por la salvación del campo del Ángel de la Independencia al zócalo de la ciudad de México, ferias campesinas, talleres, foros y conciertos”.

Realizar actos educativos, de organización y acción de diverso tipo para señalar los abusos de los monopolios agroalimentarios, y para promover la producción y el consumo nacional de comestibles sanos, orgánicos, sin transgénicos y sin productos chatarra, preferentemente de pequeños y medianos campesinos y agroindustriales, bajo el sello de Comercio Justo México. “Apoyar los esfuerzos de organizaciones campesinas e indígenas para que las demandas por justicia, salud y soberanía para México, sean escuchadas”. Finaliza el pequeño evento celebrado en la colonia El León con la propuesta de “hacer historia en tarea de defender al maíz e impulsar un proyecto alternativo para el campo y para el país; un proyecto rural y nacional incluyente, justo, sustentable y solidario”. (Miguel Ángel Domínguez Ríos)