"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Estado
jueves 17 de mayo de 2007

ESTÉTICA Y SALUD

La depilación permanente

Rafael H. Pagán Santini


Actualmente existen técnicas novedosas para la depilación permanente; la más conocida es la fotodepilación, con láser o luz pulsada intensa, que, aunque no es indolora y presenta su grado de molestia, parece dar muy buenos resultados

La historia del vello en nuestro cuerpo es larga, y en muchas ocasiones esta se relaciona con los mitos y creencias religiosas de la época. Recuerden la historia de Sansón, que perdió su fuerza al cortarse el cabello: los sacerdotes y faraones del antiguo Egipto se afeitaban todo el cuerpo para mantener su cuerpo limpio, aunque todavía existen grupos religiosos que identifican el vello con sus creencias, la mayoría de las personas hoy, deciden sobre su cuerpo dependiendo de sus gustos. Algunas personas les gustan los “ositos” a otras los lampiños. Hoy todo es cuestión de gusto.

Las diferentes formas de poder erradicar el vello de la piel han ido evolucionando con los años, hasta poder ofrecernos la posibilidad de eliminar el vello de manera definitiva. Todavía, la rasurada y la cera siguen siendo dos opciones muy comunes, aunque molestas, pero efectivas para la depilación temporal del vello. Las cremas depiladoras y las máquinas eléctricas han facilitado el trabajo; en especial lo han hecho menos doloroso. Hasta hace muy poco tiempo, la electrólisis era el único método de depilación del vello de manera definitiva.

Actualmente existen técnicas novedosas para la depilación permanente; la más conocida es la fotodepilación, con láser o luz pulsada intensa que, aunque no es indolora y presenta su grado de molestia, parece dar muy buenos resultados. El tratamiento láser para depilación se basa en la fototermólisis selectiva. El objetivo primario es la melanina, ya que es más abundante en el bulbo del folículo piloso que está profundo en la dermis. A fin de poder destruir la raíz del vello, la energía de luz deberá suministrase al folículo piloso en una longitud de onda suficientemente absorbible por la melanina al mismo tiempo que se va evitando la epidermis y el tejido circundante.

El folículo piloso es un pequeño tubo ubicado en la dermis, la capa de la piel que se encuentra justo debajo del estrato superficial (epidermis). La pared del folículo consta de dos capas, una externa y otra interna. En la capa interna se forma un racimo de células que se denomina matriz germinal. Las células de la matriz germinal son responsables de la formación del pelo. Estas células se dividen repetidas veces, crecen hacia arriba en el folículo y se queratinizan (la queratina es una proteína) para formar el pelo.

Mientras que las células de la matriz germinal permanezcan vivas, el pelo se regenerará, aunque se corte, depile o elimine de cualquier otra forma. Depositadas entre estas células, hay distintas cantidades de melanina, el pigmento responsable de que el cabello sea castaño o negro. Además de dar color al pelo, la melanina también le proporciona fuerza al vello. Cada uno de los folículos permanentemente pasa por tres estadios: el de crecimiento (anagen), el de involución (catagen) y el de reposo (telogen). Se estima que el pelo de la cabeza vive entre dos y seis años, y luego muere y se desprende. Sin embargo, lo habitual es que nuevos pelos sustituyan a los perdidos.

La depilación láser elimina el vello de raíz mediante descargas de luz. Los factores que se toman en consideración al aplicar el tratamiento con láser son: la longitud de onda específica del rayo, la anchura de la pulsación de luz, la afluencia y el tamaño del punto en tratamiento. Cuanto más corta sea la longitud de onda del rayo, más extensivo será el daño a la piel oscura. Una variedad del tratamiento láser es la de luz pulsada intensa; en este caso la luz que se emite es mixta y se desplaza en todas direcciones para eliminar el vello. Este tipo de tratamiento es más versátil; se puede utilizar en una mayor variedad de piel y de pigmentos de vello. Ambos procedimientos son más efectivos cuando el vello está en la fase de crecimiento (anágena), y el número y duración de las sesiones necesarias para eliminar la raíz del vello dependerán del grosor y cantidad de vellos en las zonas del cuerpo donde se depile.

El funcionamiento de las clínicas de depilación permanente está supervisado por la Secretaría de Salud y regulado por la Norma Oficial Mexicana NOM-110-SCFI-2004. Recuerde que todo tratamiento de esta naturaleza conlleva riesgo, y lo mejor es seguir las recomendaciónes que hasta ahora han sido publicadas: deberá abstenerse de tomar sol un mes antes del tratamiento, la depilación está absolutamente contraindicada en personas con tratamiento retinoico o que sean fotosensibles; puede haber enrojecimiento de la piel y pequeñas inflamaciones; éstas deberán ser transitorias; el tratamiento láser es potencialmente peligroso si la persona mira directamente la fuente de emisión.

Este tratamiento no es mágico; usted deberá tener en cuenta la sensibilidad de su piel, la tolerancia al dolor, la cantidad de vello e incluso el tiempo del se dispone para asistir a las sesiones. Sin importar el área a depilar, por lo general los tratamientos requieren en promedio de entre cinco y 10 sesiones, separadas por intervalos de cuatro a seis semanas, dependiendo de la fase de crecimiento en que se encuentre el vello y de la persona. Antes de utilizar los servicios de depilación por láser verifique que su proveedor cumpla con las normas de la Secretaría de Salud.

Si desea más información sobre esta columna puede escribir al correo electrónico

rhpmedicus@yahoo.com.mx

“En Puebla no hay cultura del deporte”, dice instructora del Club Albatros

Con más de 10 años como entrenadora del Club Albatros, María Luisa Ponce Fuentes aseguró que en México no existe una “cultura del deporte” y que esta situación es similar en Puebla. “Los gimnasios sólo son vistos para bajar de peso, no como una terapia de rehabilitación que, además, combate el estrés”. A estos lugares, dijo, la gente acude por temporadas, porque al ejercicio no lo tienen considerado como una rutina o estilo de vida, en contraste a lo que sucede en otros países del mundo.

En entrevista con La Jornada de Oriente, la instructora poblana comentó que su permanencia en esta institución deportiva se debe “al amor que le tengo a mi profesión y por impartir las clases, ya que busco que mis alumnos no sólo tengan un desarrollo físico, sino también que razonen lo que están haciendo con ejercicios teóricos y técnicos”.

Ejemplificó que en el caso del Pilates, se desarrolla lo que es la habilidad de controlar la respiración y sus beneficios más notables es la reducción del estrés, los problemas de espalda y, también sirve como terapia de rehabilitación muscular.

Otra de las clases que imparte, es una sesión de 20 minutos de acondicionamiento físico que ayuda para las actividades diarias de las personas; es decir, “poco tiempo de ejercicio, pero bien hecho, tiene el mismo resultado que ir una hora diaria o más por semana, pues no necesariamente la cantidad del ejercicio es calidad”.

“Tengo otro programa de alto rendimiento, donde la persona va mejorando sus actividades y habilidades deportivos; esta actividad es necesaria cuando la gente llega a un rango atlético en el que cuestionan que es lo que sigue...”

Y el beneficio en común en todas estas disciplinas es “liberar el estrés, enfocar nuestras conductas y pensamientos negativos en el deporte”.

Por otro lado, confesó que la mayoría de las personas que acuden a un club deportivo a un gimnasio es para bajar los kilos ganados, pero nunca es visto la actividad física como una terapia médica o de rehabilitación; ante esto, aseguró: “En México no hay cultura para el deporte, pues, siempre ha sido un medio para quemar grasa y nada más”.

Por otro lado, para tener una vida sana aseguró que no simplemente es hacer una actividad física, sino también comer balanceadamente. “Las personas que llegan al club por primera vez y desean bajar de peso, les aconsejo que primeramente deben acudir con un médico o nutriologo para que les enseñe a alimentarse, porque nosotros no somos especialistas; posterior a la consulta, nos encargamos de ayudarles a mejorar su aspecto físico”.

En ese sentido, comentó que si una persona no baja de peso con una alimentación adecuada y una buena rutina de ejercicios “es porque el problema puede ser mayor, posiblemente hormonal, diabético o de la tiroides”. También otro caso que se puede dar es que en lugar de bajar de peso se sube, pues detalló que “en ocasiones es porque aumenta la masa muscular, ya que es lo que se está trabajando, y en contraste está la reducción de tallas”.

Asimismo, recalcó que otro de los beneficios de la actividad física es que está relacionado con la esperanza de vida, pues, las personas más activas físicamente suelen vivir más que las inactivas. Por otra parte, “es una realidad que las personas que realizan ejercicio de forma regular tienen la sensación de encontrarse mejor anímicamente que antes de realizarlo, tanto desde el punto de vista físico como mental; es decir, tienen una mejor calidad de vida”.

“El cuerpo humano ha sido diseñado para moverse y requiere por tanto realizar ejercicio de forma regular para mantenerse funcional y evitar enfermar. Y cuando el nivel de actividad física no alcanza el mínimo necesario para mantener un estado saludable, se habla de sedentarismo”.

Finalmente dijo que durante la infancia y adolescencia el nivel de actividad física es más alto, “pero las oportunidades de realizar ejercicio físico se reducen a medida que nos hacemos adultos; además, las nuevas generaciones, cada vez son menos propensas al ejercicio, pues todo lo quieren procesado”.

Es importante mencionar que en cualquiera de los países del mundo, los indicadores de actividad física muestran cifras realmente desalentadoras. Según distintas estadísticas, el sedentarismo afecta de un 40 a un 60 por ciento de la población, y sólo uno de cada cinco individuos alcanza el mínimo de actividad física recomendado para la salud

(Yadira Llaven)