I II III
lunes 26 de marzo de 2007

Aboga Consejo Consultivo de la UIA porque la realidad del país se exhiba en los medios

Martín Hernández Alcántara

Una docena de los periodistas, académicos, intelectuales y ex legisladores más destacados del país se pronunció porque los medios masivos de información dejen de lado las agendas que privilegian la posición de los poderosos y se aboquen a difundir la voz de quienes son oprimidos, a exhibir sus problemas y a divulgar las propuestas de solución.

El llamamiento tuvo lugar el pasado viernes, durante la instalación del Consejo Consultivo de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Iberoamericana plantel Puebla (UIA), en el que participan Carlos Payán Velver, Blanche Petrich Moreno –fundador y cronista de La Jornada–; la escritora Elena Poniatowska; la periodista Carmen Aristegui; el historiador Lorenzo Meyer; Enrique Maza y Jenaro Villamil, del semanario Proceso; el ex senador panista Javier del Corral Jurado, y Gabriela Warkentin de la Mora, directora de la carrera de Comunicación de la Universidad Iberoamericana plantel Santa Fe.

Asimismo, están incluidos Aurelio Fernández Fuentes, Fernando Canales y Rodolfo Ruiz, respectivos directores de los medios locales, La Jornada de Oriente, Ultra Sistema de Noticias y el periódico digital econsulta.

Carlos Payán alertó sobre lo nocivo que resulta que la mayoría de los medios sea manejada por empresarios. Hoy, abundó, muchos informadores están “alejados de la dignidad y cercanos a intereses de otro tipo”. Actualmente en México sólo existen dos medios en manos de periodistas: La Jornada y Proceso, aseveró, para luego instar a que los reporteros a que cuenten “las cosas que suceden como suceden sin inventar nada. Hay que hacer comunicación, que no es otra cosa que contar lo que pasa sin meterle ni cortarle”.

Blanche Petrich destacó el encarcelamiento que sufrió la periodista Lydia Cacho Ribeiro, y dijo que su caso fue “un golpe fallido a la libertad de expresión”. Manifestó que los futuros periodistas tienen que aprender de la crudeza que hay en la realidad, que está marcada por la corrupción y la opresión a quienes menos tienen. Sus palabras fueron secundadas por otros ponentes.

Carmen Aristegui habló sobre los pasados comicios presidenciales, a los que catalogó como una “elección intervenida”, por el cúmulo de anomalías que se presentaron, incluyendo la intromisión de Vicente Fox Quesada y del Consejo Coordinador Empresarial.

La conductora del noticiario radiofónico Hoy por Hoy propuso que la Ibero Puebla forme profesionales y abra líneas de investigación que en el futuro ayuden a resolver problemas de incertidumbre como los que adujo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, instancia que en su momento reconoció que hubo una afectación en la elección por la injerencia de Fox y la iniciativa privada, aunque arguyó que no podía saber a qué grado fue el daño.

Casi al final del acto arribó Elena Poniatowska, quien también formará parte del consejo, aunque esta vez no pronunció discurso.

Libertad insobornable: Fernández Font

La cátedra inicial del Consejo Consultivo se realizó en el gimnasio auditorio Ignacio Ellacuría S.J. Como maestra de ceremonias fungió Ana Lydia Flores Marín, coordinadora de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, quien se refirió al organismo asesor como “un verdadero consejo de sabios”.

El rector Fernando Fernández Font expresó en su discurso inaugural que la fecha era ya memorable para la historia de la Universidad Iberoamericana, porque el consejo es un grupo granado por la orientación social y el compromiso que los identifica, y brinda una garantía de continuidad en el trabajo que desarrolla la Compañía de Jesús, haciendo un análisis de la realidad en función de su transformación.

Se refirió luego a los vicios que abundan en el sistema vigente: la implantación de la miseria como fruto de grandes manipulaciones ideológicas; el abuso del poder en detrimento del servicio al pueblo; las alianzas del poder económico y político con grandes consorcios de la televisión, para lograr la enajenación colectiva.

Fernández invitó a los consejeros a “transmitir su experiencia, su sabiduría” a la comunidad universitaria. Resaltó la participación que los consejeros tienen asumiendo una posición crítica y honesta frente a la realidad del país. Recordó que la Iberoamericana tiene entre sus consignas institucionales la búsqueda inalcanzable de la verdad, la crítica propositiva del entorno, la creación de nuevas alternativas en dónde los horizontes aparecen muchas veces clausurados.

“Esperamos sus consejos atinados, necesitamos su coherencia, su libertad insobornable y su compromiso por la creación de un México más digno para las grandes mayorías empobrecidas”.

Los locales, heroicos: Meyer

Vino el nombramiento de cada uno de los consejeros, y luego su intervención. El único que no estuvo presente fue Lorenzo Meyer, quien envió su ponencia a través de un video.

El investigador del Colegio de México consideró que en la supuesta transición democrática “hay signos alentadores y otros no tanto”. Remarcó que el periodista tiene función vital en la sociedad, pues es el encargado de recuperar la imagen de la vida pública y transmitirla a la ciudadanía responsabilidad. Sin información sobre la verdadera naturaleza de los asuntos sociales, el voto inteligente queda vedado, y la ciudadanía carece de elementos para confrontar a sus autoridades y poderles exigir el cumplimiento de sus responsabilidades.

Meyer definió al profesional de la comunicación como un “eslabón entre la sociedad al nivel raso con las autoridades”. Recordó que un sustento del régimen priista, que presuntamente ha muerto, fue el control de la información pública y su distorsión. Para egresados de la carrera de Comunicación la misión más importante en la vida profesional será la calidad y la ética. “Un periodista tiene que ser un verdadero profesional de su área, conocer a fondo de lo que se está hablando y tener valores, defender esos valores”.

Agregó que la inteligencia y la preparación fueron mal usados en el pasado, y que el egresado debe tener plena conciencia de su responsabilidad social. Mencionó que, a diferencia de lo que sucede en la capital del país, donde hay plena libertad de expresión, en los estados de la República ejercer el periodismo es un verdadero acto de heroicidad, por la cercanía que hay con los poderes, lo cual ha quedado demostrado con los asesinatos de muchos informadores: “Se trata de un oficio peligroso, no es fácil mantener la coherencia moral en un ambiente tan corrupto. Es muy importante la preparación, pero también el sentido de la responsabilidad. La ética no la da la carrera sino el sentido de la vida, la humildad del ser humano. A veces será difícil mantenerse, otras será mejor ser prudente, pero nunca hay que claudicar”, recomendó.

Pensar y hacer la comunicación: Warkentin

Gabriela Warkentin de la Mora rememoró que uno de los postulados de la Ibero es que quienes hacen la comunicación la piensen y quienes la piensen la hagan. Habló de las dificultades habituales que tiene la academia para dialogar con el mundo profesional de la comunicación y viceversa. Propuso el intercambio de ideas para pensar el mundo de la complejidad que es creciente. “Si tomamos el caso de Colosio y su exhibición mediática, hoy se puede hacer otra forma de comunicación”, resaltó y luego habló del éxito que ha tenido Radio Ibero, emisora que pese a sus limitaciones en potencia de difusión “ha ido encontrando una voz. El secreto son los jóvenes, porque el 80 por ciento de la programación es hecha por ellos”.

No estamos solos frente al poder: Villamil

Jenaro Villamil habló sobre el autoritarismo que distingue al gobernador Mario Marín Torres, uno de los principales conjurados en contra de Lydia Cacho Ribeiro, autora de Los demonios del Edén, el poder que protege la pornografía infantil. Afirmó que en la larga noche que se ha posado sobre Puebla, gracias al llamado góber precioso, la Ibero constituye “un espacio de libertad y oxígeno”, y que ha quedado demostrado que los periodistas “no estamos solos frente a poderes fácticos, políticos y religiosos”.

Vínculo universidad y medios: Ruiz

En su turno, Rodolfo Ruiz Martínez, hizo un reconocimiento a la labor que ha tenido Ana Lydia Flores Marín como formadora de muchos periodistas destacados en Puebla. Recordó como la académica e informadora dirigió un taller para estudiantes que investigaban y redactaban historias sobre gente marginada y cultura popular, para publicarlas en una sección llamada “Los Olvidados”, que aparecía en el extinto diario El Universal Puebla y Tlaxcala, que Ruiz dirigió

Mencionó que la sociedad está alejada de los medios de comunicación, y que por ese motivo resulta importante que se establezca un vínculo entre la misma y los medios.

Aprender de la crudeza: Petrich

Blanche Petrich abordó el momento delicado que vive la nación a partir del dudoso resultado en las elecciones presidenciales. Mencionó entonces los “motores que le están fallando a la democracia mexicana” y destacó las carencias en materia de derecho a la información. Criticó a los poderosos medios de comunicación y el papel que jugaron como electores decisivos, a través de una campaña de odio contra Andrés Manuel López Obrador y a favor del desafuero. Esas empresas, abundó, tuvieron un papel protagónico en la asignación o imposición del actual presidente.

Dijo que es importante que como futura generación, los actuales estudiantes de comunicación aprendan a nadar contra corriente ante distintas presiones del sistema, un sistema que sigue actuando bajo la línea marcada por José López Portillo del “no pago para que me peguen”, que discrimina a los que critican y favorece a los medios poderosos que fabrican a políticos sin escrúpulos. Recomendó apoyar los proyectos periodísticos con voces alternativas.

El Estado ha sido incapaz de esclarecer delitos contra periodistas, resaltó y luego habló del caso Cacho, al que calificó como emblemático y “un golpe fallido contra la libertad de expresión”

Insistió en que “los futuros periodistas deben recibir dosis crudas de realidad, que desde el principio sepan que se van a enfrentar a una realidad en la que es difícil poder cumplir la premisa ética del periodismo de decir la verdad desde una perspectiva comprometida con aquellos que no tiene voz, poner los micrófonos, darle la voz a quienes son avasallados por versiones del poder que son envenenadas. Esta versión pesimista es un aliciente para poder ejercer un oficio tan noble con más ganas, con la visión de que se trata de un compromiso que implica lucha, oponerse a la corrupción, es siempre un camino cuesta arriba”.

Empresa vs. Periodismo: Payán

Carlos Payán Velver insistió en que la mayoría de los periódicos están en manos de empresas, que sólo Proceso y La Jornada son dirigidas por periodistas. Ahora hay una perversión, completó, porque la mayoría de los reporteros están “alejados de la dignidad y cercanos a intereses de otro tipo”. Manifestó que el deber del periodista es “contar las cosas que suceden y no inventarlas, no se puede tener la verdad, pero sí objetividad, ética, contar lo que pasa sin meterle ni cortarle”.

No se necesita la sotana para decir la verdad: Maza

Enrique Maza habló sobre su condición de sacerdote e informador. Concluyó que “Ejercer el periodismo es dejar las ideologías y la sotana”, porque hay que renunciar a “todos los condicionamientos del clero”.

“En todo el ejercicio del periodismo tuve el problema de ser sacerdote y decir cosas que a la jerarquía no le parecían bien. Cuatro veces mi caso estuvo en Roma, en la conferencia episcopal, fui juzgado en mi ausencia y la sentencia comunicada después en sus resultados. No se necesita la sotana para decir la verdad, sino comprometerse con la verdad de la nación para decir lo que en verdad pasa. No se puede contar la verdad con anteojos ideológicos. Hay que ver la realidad que se impone, la realidad que se impone es la de los pobres, la rebatiña del poder y el dinero para quedarse con el país y el dinero. La realidad sufriente de México es la que no sale en Televisa y en los medios de comunicación. La realidad no tiene que ver con la religión”.

La UIA, dignidad e independencia: Fernández

Aurelio Fernández hizo un reconocimiento a la UIA Puebla por su dignidad e independencia de pensamiento. Expresó que el comportamiento de la institución y de su rector en el caso Cacho y el encarcelamiento de Martín Barrios sirvió para revertir la maquinaria echada a andar por ese delincuente asociado a los gobernantes, llamado Kamel Nacif. “Por eso estamos aquí”, aseveró, y resaltó el hecho inédito del ejercicio celebrado el 28 de marzo del año pasado, en el que la comunidad universitaria obligó a los cuatro senadores del PRI y el PAN a votar en contra de la llamada ley Televisa.

Materias de actualidad: Del Corral

Javier del Corral Jurado también ensalzó el “valor sin complejos” que tuvo la Ibero Puebla para emplazar a sus representantes populares, pues “sentó un precedente fundamental en el papel que la universidad puede jugar, su vínculo con la realidad para transformarla”.

Lamentó la supresión de las materias de derecho a la información en la mayoría de las universidades, planteó su recuperación y la formulación de nuevas materias que ayuden al análisis de la convergencia tecnológica y la creación de monopolios para concentrar sistemas de comunicación.

Defender ideales: Canales

Fernando Canales disertó sobre la disyuntiva que plantea el sistema de dejar que las cosas sigan como hasta ahora o generar medios democráticos. Expresó que se necesitan ciudadanos, empresarios y comunicadores con carácter para defender causas más que intereses.

Generar más herramientas. Aristegui

Carmen Aristegui calificó la instauración del Consejo Consultivo como un “capítulo dorado, hay que conservarlo y repetirlo, enaltecerlo como una mecánica y manera en que universidades pueden ser partícipes del cambio en México. Se refirió a Lydia Cacho, y aseguró que su caso se convierte en un punto de referencia de los claroscuros de la vida pública en México, pero que la autora de Los demonios del Edén representa “el rostro luminoso de la decisión de una periodista de investigar y sostener una serie de informaciones que desnudaron y las redes que existen de pornografía infantil y las redes del poder político que las protegen”.

Se refirió entonces a la elección presidencial pasada, a la que calificó como “intervenida”, pues los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación hicieron un reconocimiento de su incapacidad al admitir que la intervención de Vicente Fox y el Consejo Coordinador Empresarial afectó los comicios, pero que no podían determinar en qué grado, pese a la abundancia de herramientas existentes para medir dicho impacto, como la demoscopía.

Resaltó el rol determinante que jugaron los medios informativos y que seguirán jugando en las elecciones del futuro, por lo que propuso la creación de materias que ayuden a generar las herramientas suficientes para auxiliar a los tribunales en caso de que incertidumbres como las de los comicios del año pasado se repitan.

<-- Anterior  Siguiente --> EnviarEnviar Imprimir