"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Cultura
martes 13 de marzo de 2007

ARISTAS DE LA CIUDAD

Una fuente para un crucero vial, la China Poblana

Elvia Sánchez de la Barquera


La China Poblana es uno de los trabajos del arquitecto Jesús Corro Ferrer realizados a mayor conciencia, ya que es de los mejor proporcionados en tanto volumen, tamaño de las extremidades en relación al tronco, además de que en este caso el gesto no es tan rígido, y la actitud es más explícita que en otros ejemplos del mismo autor

En la ciudad de Puebla se promulgó la ley sobre Embovedamiento y Urbanización del río de San Francisco y Arroyo Xonaca, esto con la finalidad se detener los problemas implícitos de insalubridad del río, ya para entonces, suficientemente contaminado; pero también para generar alternativas de urbanización, vialidad y habitación del área circunvecina a las márgenes del río, que de entrada, se debían de haber respetado como áreas no habitables.
Las autoridades implicadas en esta ley fueron el gobierno del estado, encabezado por el C. General de Div. Antonio Nava Castillo, y el ayuntamiento, con la Honorable Junta de Mejoramiento Moral, Cívica y Material del Municipio de Puebla. Por su parte, la Secretaría de Recursos Hidráulicos y el H. Congreso aprobaron el proyecto determinaron los recursos destinados para ello a lo largo de los años de 1963 y 1964.
Fue durante el mismo periodo gubernamental de Nava Castillo que se realizaron trabajos de asfalto en diferentes caminos, entre ellos la Diagonal Defensores de la República, mismo que se proyectó con carácter de libramiento, para lo cual se contó con apoyo tanto federal como estatal y municipal.
A principios de la década siguiente, el entonces gobernador, Moreno Valle, y el Carlos Arruti, entonces presidente municipal, promovieron la construcción de una gran fuente en la rotonda donde se unen estados dos vialidades que funcionan, además como ejes viales de mayor flujo dentro de la urbe.
El encargo se otorgó al arquitecto Jesús Corro Ferrer, ya que propuso un elemento con una fuerte carga de identidad poblana: la China Poblana, dominando la imagen del azulejo en todo el conjunto.
El sistema constructivo, se constituye en una gran zapata con una columna central, un brocal y dos tazones. Los materiales utilizados son concreto, piedra de cantera labrada, talavera y argamasa a base de granito blanco. Con ello se trabajaron los artesonados y las gárgolas. La China Poblana que remata la fuente en su parte superior, está manufacturada a base de bronce, granito y talavera
Este fue uno de los primeros trabajos de aventura escultórica del arquitecto, y, a mi parecer, uno de los realizados a mayor conciencia, ya que es de los mejor proporcionados en tanto volumen, tamaño de las extremidades en relación al tronco, además de que en este caso el gesto no es tan rígido y la actitud es más explícita que otros ejemplos del mismo autor.
Por supuesto que nos volvemos a encontrar con un trabajo de poca inventiva y poco alcance de propuesta plástica, sin un trasfondo conceptual, más bien un trabajo que habla de tradición de la manera más tradicionalista posible.

EnviarEnviar ImprimirImprimir