"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Salud
jueves 8 de marzo de 2007

ESTÉTICA Y SALUD

La resequedad de la piel

Rafael H. Pagán Santini

La barrera formada por la piel es algo formidable, con innumerables mecanismos para proteger las estructuras internas del duro medio externo. Sin estos mecanismos protectores, el medio interno no podría mantener una constancia relativa, independientemente del medio externo. Las dos capas de la piel, la dermis y la epidermis, actúan juntas para formar una resistente envoltura impermeable que nos protege de la desecación y de los riesgos de la contaminación química y microbiana.

La capacidad de la piel para actuar como barrera protectora frente a una amplia serie de posibles ataques del medio ambiente comienza con el correcto funcionamiento de una fina película de material emulsionado que se extiende sobre su superficie. Esta película superficial está producida por la mezcla de restos y secreciones de las glándulas sudoríparas y sebáceas con las células que constantemente se desprenden de la epidermis. La composición de la película superficial comprende tres grupos de compuestos químicos: el primero son grasas y aminoácidos procedentes de la descomposición de las células descamadas; el segundo son ceras del sebo, triglicéridos y ácidos grasos procedentes de las glándulas sebáceas; el último grupo procede de las glándulas sudoríparas presentándose en forma de sudor y está compuesto por agua, amoníaco, ácido láctico, urea, y ácido úrico.

La pérdida de esta película superficial ocasiona la resequedad de la piel. Esto le ocurre a todo el mundo, pero el grado de variabilidad es influenciado por los factores ambientales, hormonales y genéticos. Los rayos solares, el polvo, la humedad, el frío, los detergentes irritantes, los jabones alcalinos son algunos de los factores ambientales que hacen estragos en la piel, especialmente en la cara y en las manos. Estos factores afectan el pH (término químico que quiere decir: potencial de hidrógeno, y sirve parea medir acidez o alcalinidad de una sustancia) natural de la piel, el cual es ligeramente ácido, remueven las grasas naturales de la piel haciéndola más vulnerable a la irritación y a las infecciones.

Las hormonas conocidas como sexuales, estrógenos y andrógenos, juegan un papel importantísimo en el control fisiológico de la piel. Esta relación de hormonapiel es bastante evidente en la pubertad, sobre todo se observa en el desarrollo de los vellos. Las investigaciones más recientes han demostrado que los niveles de colágeno tanto en la piel como en los huesos disminuyen rápidamente en los años inmediatos después de la menopausia. En la menopausia, la disminución de los niveles de estrógeno (hormona femenina) afecta el contenido graso de las células superficiales de la piel (estrato córneo) y reduce también el contenido de moléculas glucosaminicas de la dermis.

La habilidad de la piel de retener agua está relacionada con el contenido graso del estrato córneo y con el contenido de moléculas glucosaminicas de la dermis. El estrato córneo es la capa más superficial de la epidermis. Está formada por células muy finas que se encuentran muertas y siempre están desprendiéndose y siendo sustituidas. La capa córnea se llama zona de barrera de la piel porque actúa como una barrera para la pérdida de agua y para muchos otros peligros ambientales, que van desde los gérmenes y las sustancias químicas nocivas hasta el traumatismo físico.

A medida que vamos envejeciendo las glándulas sebáceas y sudoríparas disminuyen su actividad. La menor producción de sebo hace que la piel y el pelo sean menos flexibles, con más probabilidad de arrugarse y romperse. La pérdida de la función de las glándulas sudoríparas a medida que avanza la edad adulta afecta negativamente la capacidad del cuerpo para enfriarse durante el ejercicio o cuando la temperatura exterior es alta. La producción de los elementos que conforman la película superficial se ve considerablemente reducida.

Las cremas humectantes ayudan a prevenir la resequedad, los desgarros y los rasguños de la piel, pero no tienen ningún efecto sobre las arrugas como tales. Deben de ser aplicadas mientras la piel está aún húmeda y si usted se maquilla debe ser aplicado antes de ponerse base. Las cremas humectantes ayudan de diversas formas. Una de ellas es por oclusión, por ejemplo, las jaleas derivadas de petróleo (vaselina) actúan previniendo que el agua se evapore. Otras, como en el caso de la glicerina, actúan extrayendo agua hacia la superficie de la piel de tejidos más profundos. Otros compuestos como el monolaurin (Glylorin), contiene una mezcla de ácidos grasos (lípidos), que parece restaurar la barrera natural de la piel impidiendo que la piel se dañe y pierda su humedad.

El área de dermatología cosmética ha evolucionado grandemente en el mercado. Usted puede encontrar una amplia variedad de cremas humectantes, unas con elastina y colágena o queratina, y otras con ingredientes de protección de la piel: filtro solar, ácidos alfa hidroxy (ácido salicílico o glucólico). La colágena y la queratina pueden proporcionar una película fina que estira la piel temporalmente. Todas ellas varían en precio, pero el efecto de mantener la piel humectada cualquier crema barata se lo ofrece.

Las cremas con isoflavone, un derivado de la soya, han demostrado tener actividad benéfica sobre la resequedad y las arrugas. Actualmente se investiga sobre el uso de estrógeno en forma tópica, se requiere saber las dosis a las cuales se adquieren los beneficios del reemplazo hormonal sin los efectos secundarios recientemente identificados. Aunque el uso de este tratamiento está ampliamente difundido usted debe discutirlo con su médico antes de iniciarlo.

Si desea más información sobre este texto puede escribir al correo electrónico
rhpmedicus@yahoo.com.mx

Necesario, cuidar la alimentación para prevenir enfermedades de la piel: experta

Recomienda buscar una buena nutrición a base de plantas y elementos naturales

“La mujer de hoy, sin importar su edad, no sólo debe preocuparse por tener cuidados superficiales de su piel, sino que debe reforzar desde muy joven (26 años) las medidas preventivas, basadas en una buena alimentación, que le permita gozar de una vida más plena y saludable en su etapa adulta”, aseguró la médico naturista, Patricia Escalante Rivera.

Lo anterior, argumentó que está sustentado y comprobado en las personas que desde temprana edad cuidan su alimentación, es decir, prefieren consumir plantas, frutos y otros elementos naturales, en lugar de carnes rojas.

El naturismo es un controvertido sistema de medicina alternativa que emplea remedios carentes de ingredientes químicamente activos y se fundamenta –para prevenir, promocionar y reparar la salud– en la utilización de los elementos de la naturaleza; además del sol, el aire, el agua y la tierra.

En ese sentido, Escalante dijo que la medicina natural ha hecho su tarea desde hace siglos para mantener la belleza y el bienestar de la mujer, “principalmente a través de una buena alimentación”.

Gracias a los avances de la medicina natural, comentó que cada vez existen más productos que atienden los problemas de envejecimiento prematuro, cuidado de la piel, manchas, acné, cicatrices, entre otros padecimientos.

En el caso especifico de la piel, mencionó que este tejido, aunque parezca sin importancia dentro del organismo, también necesita de atenciones y cuidados, cimentados en una nutrición cuidada.

“Porque una piel sana es la mejor carta de presentación que podemos tener, es el reflejo de una buena salud que únicamente lograremos con la ingesta de alimentos naturales”.

“Nuestra piel –agregó la especialista–, ya seamos rubios o morenos, debe tener un color rosado característico, debido a la sangre que circula por los pequeños vasos, arterias y venas, lo que da cuenta de una buena oxigenación”.

Disminuir el consumo de carne beneficia a la piel, recomienda

Por ello, para tener la tez saludable, sugirió disminuir el consumo de carne, ya que los residuos de las proteínas animales son más tóxicos y más difíciles de eliminar que las de origen vegetal.

“Los regímenes alimenticios basados en verduras, frutas, cereales y harinas integrales, son ricos en nutrientes esenciales, como minerales y vitaminas naturales, siempre mejor toleradas que los elaborados sintéticamente”.

Estos nutrientes naturales tienen elementos, además de un gran poder desintoxicante, que ayudan a mantener la piel libre de impurezas.

Explicó que los alimentos muy refinados y pulidos (harinas y azúcar blanca) tienen menor valor alimenticio, pues ya pasaron por un proceso industrial que les quitó las fibras de la cáscara donde se encuentran los minerales: zinc, calcio, hierro, magnesio; además de las vitaminas del grupo E, de efecto antioxidante y protector de las células cutáneas.

En cambio, sugirió, que si comemos los cereales, tal cual los ha hecho la naturaleza, podremos incorporar esos nutrientes; así como las grasas poliinsaturadas, fundamentales para las células de la piel.

Por ello, recomendó que esta época de Semana Santa se aumenten las comidas basadas en vegetales crudos, pues casi todos los vegetales pueden ingerirse sin cocción previa como la zanahoria, espinacas, calabazas; este último gran aliado de la cocina y la salud, por aportar fibra depurativa y un 95 por ciento de agua, que ayuda al aumento de la micción.

 

EnviarEnviar ImprimirImprimir