"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar ImprimirImprimir

Puebla > Economía
miércoles 17 de enero de 2007

ECONOMÍA A RETAZOS

Los frutos del amor revolucionario

María Bolivia Rothe

Latinoamérica tiene muchas razones para celebrar a pesar del imperio y sus lacayos. La gran mayoría de esas celebraciones se origina en Bolivia, el país más vapuleado por el modelo neoliberal en América del Sur que se está convirtiendo, paso a paso, sin prisa, pero sin pausa, en el país líder de los cambios sociales de esta patria grande, junto con otro país, Venezuela.

El mal llamado “eje del mal” por Estados Unidos, que junto con Cuba ha recuperado el orgullo y la dignidad para todos los pueblos que estuvieron sumidos en la desesperanza y la incertidumbre, gracias a la crueldad de un modelo de economía de mercado que destrozó sistemáticamente lo más preciado que un pueblo puede tener: la esperanza. Esperanza que va siendo construida hoy, de nuevo, desde la mirada limpia de líderes que saben lo que quieren y hacia dónde van.

Bolivia consolidó la nacionalización de los hidrocarburos, no solamente con el Decreto Supremo del 1 de mayo de 2006, sino que además lo elevó a rango de ley en el Congreso de la República, algo que no había sucedido jamás; devolvió a sus legítimos dueños las tierras que estuvieron por años en manos de grandes terratenientes mediante un latifundio descarado que hacía improductivas millones de hectáreas, arrebatándolas de las manos de sus legítimos dueños, quienes se morían de hambre en sus propios territorios y eran esclavizados en pleno siglo XXI. Emblemática medida que se promulgó en un palacio quemado que rebalsaba por la presencia del pueblo que marchó sin cansancio y con la frente en alto para recuperar lo que siempre fue suyo, haciendo realidad la consigna de que la tierra es de quien la trabaja.

Marco perfecto para una asamblea constituyente que va avanzando, a pesar de la intentona conspirativa de los viejos políticos de la derecha para evitar consolidar el hecho irrebatible de que es originaria y plenipotenciaria para aprobar un nuevo texto constitucional que refleje el verdadero país que todos anhelamos, por el que luchamos y que, por cierto, está muy lejos de ser el que la derecha egoísta y miope quiere mantener a ultranza, poniendo en práctica acciones tan increíbles, como pasar por alto la soberanía de la asamblea que, en su condición de Poder Constituyente, está por encima de cualquier otro poder constituido del Estado. Entonces, se inventan que mayoría absoluta no es democracia, y quieren huelga de hambre mediante hacernos creer que de repente se habían vuelto “demócratas” y “defensores del Estado de Derecho”; un Estado de Derecho que sistemáticamente violaron para manejar a Bolivia como si fuera la propiedad privada de unos cuantos, sin tomar para nada en cuenta a las mayorías y engañando, para seguir legitimando el apartheid y la exclusión perversa que se mantuvo durante siglos.

Y ahora es Hugo Chávez, en Venezuela, quien ha demostrado una vez más, la octava vez consecutiva, que el respeto está ganado y que no habrá imperio posible que haga retroceder a la nueva Latinoamérica. Más del 60 por ciento de los votantes en ese país ha dado a este hombre el voto para que profundice las transformaciones de lo que él ha llamado Socialismo del Siglo XXI y convierta a Venezuela en una potencia latinoamericana.

Todas estas transformaciones jamás hubieran sido posibles sin el brillo de la luz inextinguible que la Revolución Cubana ha guiado a los pueblos en los últimos 50 años, sin la palabra valiente y siempre presente de claridad política e ideológica de Fidel y legado inmortal del Che. Por eso es que haber celebrado el 50 Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y el 80 cumpleaños de Fidel en este contexto, cobra un significado mucho más profundo que nos recuerda quién empezó el camino que aún está transitando, para gloria de todos nosotros que estamos firmes acompañándolo.

En esta hora histórica para los pueblos de América toda, nunca más vigentes los ideales de los que murieron por la libertad de nuestros pueblos; nunca tan presentes las palabras de Mariátegui, Bolívar, Andrés de Santa Cruz, Zarate Willca, Tupac Katari, Bartolina Sisa, Zapata y tanto otros patriotas americanos, algunos, los más, anónimos luchadores amantes de la libertad, la vida y la verdad.

Nunca como ahora cierta la sentencia guevariana, de que todos los actos de un verdadero revolucionario están guiados por los más puros sentimientos de amor. Sí, porque sólo el amor logra lo que estos gigantes han logrado en la nueva era que se abre a toda la América morena. Y contra el amor, que es invencible, prácticamente nada ni nadie podrá ponerse al frente, por más que todo el dinero del imperio se utilice en ello.

El grito libertario resuena con más fuerza que nunca. ¡Patria o Muerte! Vamos camino a la victoria total, nunca como ahora es cierto que la espada de Bolívar camina por América Latina, empuñada por millones de hombres y mujeres, hijos de la libertad y del amor.

Sucre, Bolivia.

Ruta crítica

Miguel Ángel Burgos Gómez

Hace una semana escuché a un joven, de ésos que los viernes van sin falta al antro de moda y que sueñan con ser como Ricky Martin, decirle a otro: “A huevo que hubo fraude, güey, ¡pero fue por el bien de México!, o sea”. Me pareció muy revelador. Entre mediados de julio y agosto, encuestas poco difundidas mostraron que 70% de ciudadanos estaba de acuerdo con que se recontaran todos los votos. Lo decían las mismas encuestadoras que sesgaron porcentajes a favor del PAN en la campaña. Quiere decir que una parte del electorado que votó por Calderón creía que su victoria era limpia. Esa certeza ingenua se fue derrumbando. Seguramente una franja de panistas asumirá la opinión de aquel muchacho. Los que participaron en el fraude, ni hablar. Pero el entusiasmo de partidarios sinceros o aterrorizados televisivamente con el Pejediablo se esfuma, y eso deja al presidente “electo” con una base social cada vez más frágil: nadie festeja, algunos agreden. Cada etapa del proceso erosionó ese sustento. Si la inspección de 12 mil casillas fue catastrófica para el IFE, el informe sobre ésta fue un atorón para el Trife y la calificación final echó por la borda su resto. Hasta un mal estudiante de Derecho puede señalar las pifias del dictamen.

Ciertamente el plantón en la ruta Zócalo-Reforma trajo para AMLO críticas, pérdida de ciertos simpatizantes, reservas y alejamientos cautelosos, en medio de una tumultuaria campaña de ataques en los medios con tono de indignación fingida y de burla. Pero la decisión última del Trife anuló ese costoso trabajo de las televisoras. Al despeñadero de instituciones se sumó la Suprema Corte al descalificar la petición ciudadana de investigar las violaciones al voto, argumentando que éstas ¡se persiguen de oficio! Luego, un desahuciado IFE rechazó la solicitud de miles de ciudadanos –que apelaron a la ley de transparencia para obtener copia de las boletas electorales–, alegando el tal IFE que éstas no son documentos públicos ni históricos (¿¡). Sólo le resta el espectacular salto mortal de prender el cerillo para incendiar todos los paquetes.

Fingiendo no ver la resistencia civil encabezada por López Obrador, del otro lado de las vallas Calderón vive y vivirá un suplicio en la ruta que va de aquí al 1 de diciembre, no sólo por la protesta de quienes lo repudian, sino por el acoso feroz de los que le pasan las facturas: esos grupos de presión y de poder que contribuyeron a armar el costoso andamiaje de su, literalmente, increíble “triunfo”. Incluida la familia Fox y los legisladores, gobernadores y dirigentes priistas que exigen la mitad del pastel, siendo que, además, necesita apartar una buena rebanada para corromper al enemigo. Cualquier político sabe que sin base social el margen de maniobra tiende a cero, máxime cuando los cercos que le “protegen”, lo separan cada vez más hasta de los cínicos que creen sinceramente que el fraude es por el bien de México... o de su propio bolsillo. Sus “partidarios” saben que es un personaje incómodo, agresivo e incompetente; lo ideal sería abolir las leyes electorales, cambiarlo por un Maximiliano posmoderno y quitarse de encima todo eso de los votos y las casillas, pero...

Retacitos con hueso

Felipe Calderón tuvo su primer resbalón en su gira por Veracruz. Tratando de dar respuesta a los reclamos que le hacían a gritos por el alza de los precios de la leche y las tortillas, Calderón se comprometió a tomar “todas las medidas al alcance del gobierno federal para evitar una escalada de precios” en perjuicio de las clases populares, y luego vino el lapsus, cuando dijo que instruiría a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) para que “las distribuidoras Conasupo y Diconsa mantuvieran los precios más bajos en la venta del maíz”. Quizá el llamado presidente no sepa que desde principios de 1999 el gobierno de Ernesto Zedillo desapareció la Conasupo.

Guillermo Ortiz, gobernador del Banco de México, advirtió que la economía mexicana enfrentará presiones inflacionarias este año, pero nos consoló al afirmar que en el año 2050 México podría tener la sexta economía más grande del mundo por el valor de su Producto Interno Bruto.

De mantenerse de manera prolongada la tendencia a la baja de los precios de la mezcla mexicana de petróleo, al grado de poner en riesgo el equilibrio fiscal, “el gobierno tendría que reaccionar con un recorte en el gasto”, advirtió Agustín Carstens, secretario de Hacienda.

El sector privado del país se pronunció en contra de que el gobierno de Felipe Calderón otorgue subsidios al campo, o que se aplique una política de precios controlados en el país.

La economía mexicana está pagando un costo cada vez más alto por su dependencia alimentaria, pues las compras de los principales granos (trigo, maíz, sorgo, arroz y otros) crecieron a un ritmo de 27 por ciento anual totalizando, al cierre de noviembre del año pasado, 2 mil 68 millones de dólares. En cambio, las exportaciones nacionales de granos apenas si alcanzaron los 118. 4 millones de dólares, lo que significó un déficit en la balanza comercial de granos de mil 949.6 millones de dólares, cifra 25 por ciento mayor a la registrada en el mismo periodo del 2005.

La economía mexicana registrará un crecimiento de sólo 3 por ciento en 2007, pronosticó Juan Carlos Moreno, coordinador de investigación de la CEPAL en México, quien además hizo un llamado de atención respecto de los bajos niveles de inversión, sobre todo pública, destinados a mejorar la infraestructura.

“Patria, socialismo o muerte”, exclamó el presidente Hugo Chávez al jurar como presidente de Venezuela para un tercer mandato consecutivo.

Nicaragua se adhirió al proyecto integracionista Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe (Alba), que auspician Venezuela, Cuba y Bolivia como alternativa al ALCA.

EnviarEnviar ImprimirImprimir