"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar Imprimir

Puebla > Salud
jueves 2 de noviembre de 2006

Aumentan en los últimos años las muertes por diabetes y accidentes viales: INEGI

Ernesto Aroche Aguilar

En los últimos tres años la diabetes mellitus no sólo se ha ubicado como la principal causa de muerte en el estado de Puebla; además, esa enfermedad degenerativa ha crecido desde el año 2000 a la fecha a un 38.9 por ciento, el repunte más alto entre las causas de mortandad en el estado .

Y aunque el segundo motivo de mortalidad que registra el estado son las enfermedades cardiovasculares, que representan el 11.8 por ciento de los decesos, son en realidad las muertes provocadas por accidentes automovilísticos la causa que más ha repuntado en los últimos cinco años, con una tasa de crecimiento del 37.3 por ciento, sólo por debajo de la diabetes mellitus.

Contrario a lo que se dice la muerte no actúa sin distingos, de acuerdo con los últimos datos que ofrece el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEGI), en 2004 el 54 por ciento de los 27 mil 420 decesos que se registraron en la entidad respondieron a decesos masculinos.

Ahí, la principal causa de muerte no fue la diabetes, sino los padecimientos del hígado, sobre todo aquellos provocados por el consumo del alcohol, de hecho seis de cada 10 poblanos que perdieron la vida por deficiencias en el funcionamiento de su hígado fue provocado por una enfermedad alcohólica.

En cambio las causas de muerte que han reportado un descenso significativo están la desnutrición, que entre el año 2000 y 2004 registró una tasa de decrecimiento del 29.2 por ciento, y los padecimientos originados en el periodo perinatal, en donde se reportó una tasa negativa del 27.4 por ciento.

Una “dulce” muerte

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) define a la diabetes como: “la enfermedad ocasionada por la incapacidad del organismo para generar insulina o utilizarla correctamente, la hormona es producida en el páncreas y se utiliza para regular el uso de la glucosa (azúcar) en el organismo. Por esta razón la insulina es vital para que el proceso metabólico se lleve acabo correctamente; es decir, que el azúcar, el almidón y otros alimentos sean transformados en la energía que necesitamos para nuestra vida diaria”.

De acuerdo con la Federación Internacional de Diabetes (FID), el crecimiento que reporta la diabetes mellitus en la población mundial, y que se ubica en tasas cercanas al 20 por ciento anual, es provocado por el aumento de la obesidad, que se “eleva a dimensiones epidémicas, en una tarifa alarmante, tanto en países en vía de desarrollo como en los desarrollados”.

La organización integrada por las asociaciones médicas que manejan el tratamiento del padecimiento estimado que al menos la mitad de todos los casos de diabetes sería eliminados si hubiera un mejor control del peso en adultos.

De hecho, señala que por el repunte registrado en los últimos años las enfermedades no contagiosas, como la que nos ocupa, provocan más muertes cada año, a nivel mundial, que Síndrome de Inmundodeficiencia (Sida).

En el estado la tasa de crecimiento del Sida repuntó en los últimos años a un ritmo del 22.3 por ciento desde el año 2000, mientras que la diabetes creció a una tasa quinquenal del 38.9 por ciento.

Así, mientras en el año 2000 fallecieron 2 mil 661 poblanos por ese motivo, para 2005 el número de muertes registradas por el INEGI se elevó a 3 mil 951, en cambio los decesos provocados por el Síndrome de Inmunodeficiencia pasó de cobrar 206 vidas en 2004 a 252 para el año pasado.

De acuerdo con la Federación Internacional de Diabetes, la suma epidémica de la obesidad y la diabetes ya representan el desafío de salud pública más grande del siglo veintiuno.

Por el ello el IMSS recomienda a las personas que viven con diabetes seguir un plan de alimentación adecuado a sus necesidades, realizar ejercicio con regularidad y controlar la presión arterial, así como el colesterol, insistiendo en la necesidad de mantener el nivel de glucosa en la sangre lo más cerca posible a niveles normales, o niveles no diabéticos.

La muerte sí tiene distingos

Negando la voz popular, las parcas de la tradición griega que tienen a su cargo el hilado de las líneas de la vida –Cloto es la encargada de hilar, Láquesis lo mide y Átropo lo corta– sí hacen distinción a la hora de la muerte.

Los hombres y las mujeres hasta en la muerte mantienen sus diferencias; así, mientras las causas de los fallecimientos entre los poblanos está marcado por aquellas situaciones en donde el alcohol juega un papel importante –enfermedades del hígado y accidentes automovilisticos–, entre las poblanas las causas responden básicamente a enfermedades relacionadas con problemas cardiovasculares y la aparición de tumores malignos en el cuello del utero, las mamas y el estómago.

En lo que los dos géneros mantienen niveles muy parecidos entre las causas de mortalidad es en la diabetes.

Así, mientras que para los varones la primera causa de muerte son las enfermedades del hígado, que en 2004 registró 2 mil 7 fallecimientos, para las poblanas fue la diabetes, registrando en ese año 2 mil 31 decesos por esas causas, lejos de las mil 667 muertes que provocó entre los poblanos.

Y si para ellos los accidentes representaron el 9.3 por ciento de las 14 mil 824 defunciones durante 2004, de los cuales en uno de cada dos tuvo estuvo implicado un vehículo automotor, ubicándose como la cuarta causa de muerte; para ellas apenas hubo accidentes fatales, pues sólo se registró un 3.5 por ciento de decesos por está causa de las 12 mil 415 muertes reportadas en ese año, colocándose como la séptima causa de los fallecimientos.

EnviarEnviar Imprimir