"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar Imprimir

Puebla > Estado
jueves 2 de noviembre de 2006

ESTÉTICA Y BELLEZA

El ejercicio, instrumento de rehabilitación

Rafael H. Pagán Santini


La combinación del ejercicio con los medicamentos adecuados actuará para reducir los factores sanguíneos de riesgo de la arterosclerosis

En general, nuestra sociedad piensa que es necesario estar saludable para comenzar un plan de ejercicio, algo totalmente equivocado. Desde hace décadas, el ejercicio se ha promovido como un método para extender la vida, principalmente por medio de la prevención y la moderación en la enfermedad cardiovascular.

Esta perspectiva social va acompañada de la concepción que se tiene sobre la salud. Existe una fuerte inclinación preferencial hacia la medicina curativa en contrapeso a la medicina paliativa; se desea que la enfermedad se vaya en vez de encontrar formas de sobrellevar la enfermedad y aprender a vivir con ella. La consecuencia desafortunada de esta perspectiva es que para una persona con enfermedad crónica o alguna incapacidad física devaluamos los beneficios paliativos de preservar la funcionalidad y el bienestar.

En los últimos años el esfuerzo por garantizar el respeto a las personas con discapacidad, a las personas adultas mayores y sobre todo a aquellas con enfermedades terminales o en fase terminal ha hecho que la medicina tome especial atención al derecho de los individuos a la autonomía y a la autodeterminación. Las investigaciones clínicas más recientes han demostrado el beneficio de expandir los programas de ejercicios a personas con enfermedades crónicas o discapacidad, para quienes quizá el ejercicio está más relacionado con la calidad de vida que con la cantidad de ésta.

Probablemente el beneficio potencial más grande del ejercicio es su habilidad para preservar la capacidad funcional, la libertad y la independencia del individuo. Si este principio es cierto para alguna enfermedad crónica, lo es en especial para las enfermedades cardiovasculares. Después de un infarto de miocardio, la rehabilitación cardiovascular es la piedra angular para mejorar la capacidad funcional del corazón, crear una sensación de bienestar y aumentar la expectativa de que sobreviva de la persona afectada.

Un infarto de miocardio ocurre cuando el flujo de sangre al músculo cardiaco se reduce o se detiene, debido a que se bloquean una o más arterias que suministran sangre al corazón. Esto es generalmente el resultado de la acumulación progresiva de placas de grasa, proceso que se conoce como aterosclerosis. Si estas placas se rompen o se separan de la pared arterial forman un trombo que tapa la arteria. Esto es lo que se conoce como un ataque al corazón.

La dimensión de la lesión en el músculo cardiaco dependerá del tiempo que dure la ausencia de suministro de sangre en el área obstruida y del tamaño del área abastecida por la arteria bloqueada. Si el flujo de sangre se detiene por unos minutos, las células musculares pueden lesionarse o morir. La lesión en el corazón después de un infarto de miocardio es permanente, pero el ejercicio facilitará el proceso de recuperación.

La rehabilitación cardiovascular después de un infarto consiste en aumentar la capacidad máxima de consumo de oxígeno, mejorar la respuesta de ventilación pulmonar al ejercicio, aumentar la variabilidad en la frecuencia cardiaca, disminución moderada de peso, reducción moderada de la grasa corporal, mejorar el estado psicológico de bienestar y de dominio.

La combinación del ejercicio con los medicamentos adecuados y un cambio positivo en la alimentación actuarán en conjunto para reducir los factores sanguíneos de riesgo de la arterosclerosis: colesterol malo (LDL-colesterol), triglicéridos. Esta combinación ayudará a restablecer los niveles del colesterol bueno (HDL-colesterol) que actúa de forma antiarteriosclerótica.

Creemos que se requiere de un gran programa de ejercicios para poder ver estos resultados, pero la realidad es que la simple exposición ortostática o el estrés gravitacional (el levantarse y sentarse de forma intermitente mientras se descansa en la cama en el periodo de convalecencia) puede obviar mucho el deterioro de la capacidad para ejecutar un ejercicio que normalmente se pierde después de un infarto de miocardio. Comenzar a caminar con paso rítmico ejercita los músculos grandes de las piernas. Lo mismo ocurre si añadimos usar la bicicleta, utilizar una remadora o una escaladora. Nunca debemos olvidar que el beneficio que se adquiere al ejercitar los músculos de las piernas no se transfiere a los del brazo; por eso debemos trabajar ambas extremidades.

Recupere su capacidad funcional, su libertad e independencia. Esto va a requerir un poco de esfuerzo de su parte. No tiene nada que perder y tiene todo por ganar. Una buena evaluación médica antes de comenzar un programa de actividades físicas es todo lo que se requiere para iniciar la conquista de su cuerpo.

Si desea más información sobre este texto puede escribir al correo electrónico:

rhpmedicus@yahoo.com.mx

 

Con la acupuntura se puede alcanzar el equilibrio orgánico: Serna Meléndez

Martha Garrido Ortega


Es muy importante señalar que la acupuntura es una técnica de prevención para algunas enfermedades

El médico cirujano especialista en acupuntura humana Sergio Serna Meléndez explicó que la acupuntura es una tradición milenaria china, que, se dice, tiene una antigüedad de 5 mil años.

En entrevista, explicó que es una técnica que se utiliza dentro del sistema médico chino, mediante la colocación de agujas en puntos específicos que tendrán la función de llevar al organismo humano un equilibrio orgánico.

Estos puntos se encuentran localizados en una serie de canales que corresponden a cinco órganos (corazón, pulmón, bazo, hígado, riñones) y ocho vísceras (vesícula biliar, estómago, intestino delgado, intestino grueso, vejiga, y tres focos o zonas de recalentamiento), a través de los cuales se distribuye la energía por todo el cuerpo. De esta forma se trata la enfermedad desde su origen.

El galeno afirmó que la acupuntura tiene la característica de ser una medicina integral porque cuenta con un diagnóstico y tratamiento propios. Por lo anterior, ayuda a curar todo tipo de enfermedades, ya sean de origen inmunológico, articular degenerativo, entre otros.

Algunas enfermedades en las que ha dado resultados son diabetes, insuficiencia renal, hipertensión arterial, cáncer, fibromialgias, hernia de disco, lupus, obesidad, problemas pediátricos, etcétera. Es muy importante señalar que se trata únicamente de una técnica de prevención.

Además de la acupuntura, la medicina tradicional china tiene otras herramientas para recuperar la salud, entre ellas la moxibustion o la aplicación de calor; la electropuntura, las ventosas, hidroterapia, cromoterapia, bencaología, que es el uso de plantas chinas, la auriculoterapia, reflexología podal o terapia en la palma de las manos; acrorreflexología, que es terapia en la planta de los pies, y la apipuntura, que consiste en la colocación de abejas en puntos de acupuntura.

Para la aplicación de estos tratamientos se debe acudir a un médico alópata que tenga la especialidad en acupuntura a nivel universitario y no sólo a nivel de cursos. Está técnica y los criterios de operación para su práctica en el país ya están reglamentados; la disposición se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 7 de mayo de 2002.

Los costos de la acupuntura no son muy altos; por el contrario, es uno de los tratamientos más económicos que puede haber para algunos de los padecimientos que ya se mencionaron con anterioridad; dependerá de la severidad del problema de cada persona.

“Se puede garantizar que no existe ninguna contraindicación en los tratamientos de acupuntura”, concluyó Serna.

EnviarEnviar Imprimir