"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar Imprimir

Puebla > Estado
jueves 2 de noviembre de 2006

Construyen un panteón a la democracia, la justicia y los derechos ciudadanos

Martín Hernández Alcántara

La noche de los muertos fue en realidad la noche de los vivos. Porque ayer en la Plaza de la Democracia militantes de la izquierda poblana no partidista aprovecharon para hacerse presentes con los rituales populares propios de estos días, en una manifestación política colorida que sirvió para dejar bien claro que su movimiento no ha fenecido.


Justo frente a la entrada del edificio Carolino, los manifestantes levantaron una enorme lona que fue utilizada en campaña y cuya principal leyenda se repetía tres veces diciendo: “Es un honor estar con Obrador” / Foto: Rafael García Otero

Hombres, mujeres, niños, jóvenes y viejos se dieron cita frente al edificio Carolino y la iglesia de la Compañía de Jesús a partir de las 18 horas. Colocaron varias ofrendas, hicieron calaveras, levantaron lápidas de cartón y encendieron veladoras. Y aunque en el decorado abundaban las imágenes de Andrés Manuel López Obrador, el homenaje no era para el tabasqueño –a quien muchos han querido ver materialmente sepultado– sino para las verdaderas pérdidas de la más reciente campaña: la democracia, la justicia, la libertad y los derechos ciudadanos.

La Plaza de la Democracia se convirtió en un gran camposanto que desbordaba vistosidad y flor de cempazúchitl. Hubo filas de veladoras y criptas de cartón cuyos epígrafes eran por demás elocuentes: “Dinero Mata Carisma”, dedicado a la intervención del Consejo Coordinador Empresarial en la campaña; “Y las facciones se hicieron fraude”, que recordaron la ominosa omisión que hicieron el Instituto Federal Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ante la campaña de odio que el Partido Acción Nacional desplegó contra Andrés Manuel López Obrador.

Justo frente a la entrada del Edificio Carolino, los manifestantes levantaron una enorme lona que fue utilizada en campaña y cuya principal leyenda se repetía tres veces diciendo: “Es un honor estar con Obrador”. En la propaganda estaban impresos una serie de enunciados con las razones del apoyo al ex candidato presidencial de la Coalición por el Bien de Todos, pero el resto del espacio en blanco –que era mayoría– fue decorado con fotos que los activistas pegaron y en las que se podían ver lo mismo imágenes de la visita del Peje a territorio poblano que una fotografía del periodista Bradley Hill, asesinado durante una ataque de sicarios a la Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca.

Al otro lado de la plancha se puso otra lona. Esta tenía impresa una esquela que decía: “El Pueblo de México lamenta profundamente el fallecimiento del Estado Mexicano y la Democracia 1910-2000 y se une a la pena que embarga a sus familiares, seguidores y amigos. México, septiembre de 2006”.

Mientras los activistas construían su mausoleo político, los sorprendió una marcha de feligreses de la Santa Muerte, que con gran estruendo llamaron la atención de los presentes.

EnviarEnviar Imprimir