"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar Imprimir

Puebla > Justicia
jueves 2 de noviembre de 2006

Antorcha Campesina acusa a la PGJ de actuar “con prejuicios” en el caso del descuartizado

Martín Hernández Alcántara

El líder de Antorcha Campesina (AC), Juan Manuel Celis Aguirre, acusó ayer a la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de actuar con “prejuicios” en las indagatorias que inició para esclarecer el descuartizamiento y decapitación del joven Jesús Santos de los Ángeles, pues sólo ha establecido como línea de investigación la culpabilidad de Héctor Iván Tovar García, agente subalterno del Ministerio Público en Villa Ávila Camacho, y su padre, Héctor Manuel Tovar García.

En esa lógica, el dirigente advirtió que los “enemigos del movimiento antorchista se van a llevar una sorpresa” cuando terminen las pesquisas, pues dijo tener información de que Jesús Santos de los Ángeles se dedicó “a varios delitos”, aunque no quiso precisar cuáles.

–Con todo respeto, ingeniero, usted acaba de decir que los medios de comunicación y las autoridades no deben especular sobre el homicidio, pero usted mismo está especulando al hablar de crímenes y no mencionar cuáles cometió la víctima.

–Los que usted imagine, cometió todos los que usted imagine... ¡ya ve cómo son los mexicanos de imaginativos!”, respondió Celis Aguirre.

Celis Aguirre hizo una enérgica protesta por el cateo que se realizó la noche del martes pasado a las propiedades de los Tovar. Sin embargo, aseguró que ignoraba la versión de que las autoridades encontraron el automóvil en el que supuestamente fue visto por última vez con vida Jesús Santos de los Ángeles y que una de sus llantas estaba manchada con sangre de la víctima.

Celis también expresó su indignación por la “desaparición” de los policías auxiliares de Villa Lázaro Cárdenas, Camilo Cruz Bonilla y Fermín Hernández, quienes fueron detenidos “en flagrancia” por elementos de la Policía Judicial de Puebla. “Para mí flagrancia es cuando te cachan con las manos en la masa, en el momento y no después y este no es el caso”, asentó.

Sin embargo, cuando al líder se le preguntó si las autoridades de esa junta auxiliar de Xicotepec de Juárez, encabezadas por el edil subalterno Héctor David Tovar García –hermano e hijo de los principales sospechosos del asesinato– ya habían tramitado una denuncia de hechos por la “desaparición”, respondió que no lo sabía.

Cuestionado sobre la presunta fuga de Héctor Iván Tovar García, agente subalterno del Ministerio Público y su padre Héctor Manuel Tovar García, el dirigente antorchista manifestó que no tenía ninguna noticia al respecto, pero aseveró que en México una persona es inocente hasta que demuestre lo contrario, por lo que ambos pueden desplazarse a su libre albedrío, hasta este momento.

Juan Manuel Celis Aguirre ofreció una rueda de prensa ayer por la mañana, acompañado de Antonio Escamilla Meza, representante del movimiento antorchista en la Sierra Norte. En todo momento, el líder afirmó que su organización no estaba defendiendo a los Tovar ni a nadie, pero que le parecía un exceso que los medios estuvieran investigando por su cuenta y que las autoridades ministeriales permanecieran en silencio, alentando la confusión.

Desde la mañana, la PGJ convocó a una rueda de prensa a las 15 horas, pero ésta fue suspendida de última hora. Personal de Comunicación Social del movimiento antorchista estuvo deambulando por las instalaciones de la PGJ.

“Que se investigue”

Por la tarde, en la página oficial de Antorcha Campesina se divulgó un boletín oficial sobre la rueda de prensa que se transcribe íntegro a continuación:

“Puebla, Puebla, a 1 de noviembre de 2006.- El dirigente del Movimiento Antorchista en el estado de Puebla, Juan Manuel Celis, desmintió que dicha organización campesina esté protegiendo a alguna (as) persona(s) o trate de desviar las investigaciones en torno al caso del brutal asesinato del joven Jesús Santos de los Ángeles, en la Sierra Norte; remarcó que Antorcha Campesina exige a las autoridades que investiguen claramente y a profundidad el asunto, para encontrar y castigar a quien resulte responsable del delito.

“En rueda de prensa, Celis Aguirre reprobó las múltiples acusaciones e insinuaciones maliciosas que en contra del Movimiento Antorchista se han difundido en algunos medios de comunicación respecto a tan delicado asunto como el homicidio y descuartizamiento de un ser humano. De ahí que, de nueva cuenta, expuso la postura de la organización campesina.

“Nuestra posición es clara, franca y abierta, que se investigue por parte de las autoridades competentes, que se haga una investigación rápida, clara, contundente, como tienen la obligación de hacer las autoridades. Y una vez que se hayan hecho esas investigaciones, sin que haya una premeditación por parte de la autoridad sino con la intención de llegar a la verdad, que se castigue rotundamente a los responsables, total y absolutamente, que se le aplique todo el peso de la ley a quien haya cometido ese asesinato que nos tiene consternados’.

“En ese contexto, exigió a las autoridades que ‘den la cara y que esclarezcan esto’, pues tan horrible delito no puede quedar impune, ‘no nos podemos quedar con especulaciones ni tampoco la gente se puede quedar con sospechas, o suposiciones’.

“Asimismo, el líder antorchista manifestó que resulta condenable que este tipo de acontecimientos fatídicos sirvan de pretexto o de venganza política a los opositores del Movimiento Antorchista. Negó tajantemente que la organización campesina esté solapando a los ‘supuestos criminales’ (como le han llamado a la familia Tovar García), ‘no estamos protegiendo absolutamente a nadie, y no hay una sola prueba que pueda decir que Antorcha está protegiendo o que está tratando de desviar la investigación’.

“Acotó además que, personalmente, se entrevistó con autoridades de la Secretaría de Gobernación estatal para exigir que se realicen de inmediato las investigaciones correspondientes en La Ceiba, ‘no queremos chivos expiatorios, y caiga quien caiga, que inmediatamente se aplique la ley’.

“Celis Aguirre se pronunció en contra de la prepotencia y abusos que autoridades judiciales han perpetrado en Villa Ávila Camacho; recordó que, sin orden de aprehensión, dos policías fueron detenidos y llevados a la fuerza, sin que hasta el momento se tenga información oficial de su paradero. ‘Tienen que intervenir las autoridades y las autoridades no se pueden conducir por chismes, ni por rumores y mucho menos por venganzas ni suposiciones, tienen que actuar conforme a la ley’.

“Nosotros decimos, sin prejuicios, sin tratar de encontrar a fuerza culpables donde no los hay, sin tratar de hacer abusos de autoridad, que las autoridades competentes hagan todas sus investigaciones”.

El dirigente del Movimiento Antorchista en el estado de Puebla concluyó remarcando que dicha organización no ha puesto un solo obstáculo para que la investigación del crimen se lleve a cabo, empero reiteró que se exige a la autoridad que actoe con mucha responsabilidad y prudencia.

La historia

El 24 de octubre del presente año fue la última vez que Jesús Santos de los Ángeles fue visto con vida. El ciudadano Miguel Ángel Alonso atestiguó cómo un par de policías –probablemente Camilo Cruz Bonilla y Fermín Hernández– y Héctor Iván Tovar García lo subieron a un automóvil Atos gris de modelo reciente. Los parientes del desaparecido iniciaron su búsqueda y pidieron la ayuda de Magali González, representante de Unidos al Progreso, una organización de gestión social. La activista y los afectados acudieron al Ministerio Público y así se inició la denuncia de hechos 1066/2006.

Desde el principio se sospechó de Héctor Manuel Tovar González y de sus hijos Héctor David y Héctor Iván Tovar García, pues el primero había hostigado a Jesús Santos de los Ángeles y a su hermano por un robo perpetrado a una farmacia propiedad de los Tovar. El ahora occiso y su cosanguíneo trabajaban en un lavado de autos ubicado al lado del comercio de los caciques, y éstos aseguraban que ellos eran los ladrones o al menos sabían quién o quiénes habían consumado el hurto.

El viernes 27 de octubre, alrededor de las 10 de la mañana, en la ribera del río San Marcos, en la junta auxiliar de María Andrea, fueron hallados en estado de descomposición un tronco sin cabeza ni extremidades dentro de una bolsa. Muy cerca de ahí se halló el cráneo en otro saco. La autopsia y el reconocimiento que hicieron los deudos confirmó lo que se temía: los despojos eran de Jesús Santos de los Ángeles, quien vivió apenas 23 años, dejó una viuda y en la orfandad a una pequeña.

El hecho de inmediato causó conmoción no sólo en Villa Lázaro Cárdenas, sino en toda la región. Los reporteros del semanario La Voz de la Sierra, que venían dando seguimiento a la desaparición de la víctima, fueron de los primeros en llegar a la zona de los hechos. Ese medio fue además el único que obtuvo fotos de la autopsia y se convirtió en una de las principales fuentes de información para sus colegas en la capital del estado.

Pasadas las 14 horas de ese mismo viernes, La Jornada de Oriente entrevistó a Magaly González, quien se encontraba en Xicotepec de Juárez y aseguró que minutos antes su esposo había recibido una llamada de Héctor David Tovar García, exigiendo que la activista cejara el apoyo a los familiares del interfecto o de lo contrario se arrepentiría.

González manifestó en ese momento que temía por su vida y por los suyos, pues los Tovar, aseguró, “son capaces de cualquier cosa”. Desde la noche del pasado sábado fueron desplazados a Villa Lázaro Cárdenas elementos de la Policía Judicial y Estatal que resguardaron la presidencia subalterna. Principiaron así los rumores acerca de que las corporaciones estaban buscando a los Tovar y que Héctor Iván ya había puesto tierra de por medio para no enfrentarse con la justicia.

La mañana de este domingo, frente a la casa de Magali González apareció una cubeta con un contenido macabro: un pie calzado en avanzado estado de descomposición. Las conjeturas sobre el origen del despojo apuntaron inmediatamente al cadáver descuartizado y los Tovar.

EnviarEnviar Imprimir