"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

EnviarEnviar Imprimir

Puebla > Economía
jueves 2 de noviembre de 2006

Campesinos de Atlixco, en crisis tras la caída del 50 por ciento en venta de flores

(Javier Puga Martínez)

Los actuales conflictos políticos en el estado de Oaxaca y en Atenco, así como la temporada de lluvias, los fuertes vientos y las “heladas” que cayeron en el valle de Atlixco a finales del mes de octubre, ocasionaron que al menos 25 productores de flores de esa región registraran pérdidas económicas por 625 mil pesos, durante esta temporada de muertos.

Así lo señaló Catalina Valencia Tépox, líder de los 25 comerciantes, quien alertó que la producción de flores en la región de Atlixco “está en crisis”, por lo que pidió al gobierno del estado “poner más atención” a los problemas que padecerán los floricultores en los siguientes meses, luego de que sus ventas cayeron 50 por ciento con respecto al año pasado.

De igual forma, solicitó al público en general apoyar el trabajo que realizan los floricultores y la economía de sus familias mediante la compra de flores que, dijo, son de excelente calidad; además, se fomentará la tradición mexicana del culto a los muertos.

Entrevistada en el mercado Hidalgo de la ciudad de Puebla, Valencia Tépox señaló que el conflicto magisterial de Oaxaca provocó la mayor pérdida en sus ventas, ya que cada uno de los productores obtiene 25 mil pesos en ventas a sus clientes oaxaqueños.

Agregó que hace dos semanas, al percatarse de que los compradores del estado de Oaxaca no los habían buscado como tradicionalmente ha ocurrido “desde hace varios años”, comenzó su preocupación, por lo que ellos mismos decidieron ir al vecino estado para no interrumpir el contacto comercial anual.

Sin embargo, también se encontraron con un bloqueo carretero de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que les impidió ingresar a las comunidades de sus compradores. “El 50 por ciento de nuestras ventas siempre las hacemos en Oaxaca. Desde hace varios años vienen a comprarnos, y ahora ni uno de ellos apareció, y fue por el conflicto de los maestros de la Sección 22”.

Recordó que en el caso de San Mateo Atenco, en el estado de México, el conflicto político que ocurrió ahí también les impidió vender flores. Días previos al corte del cempazúchitl, terciopelo, nube, gladiolas y dalias, fuertes vientos y heladas azotaron el valle de Atlixco, lo que ocasionó pérdidas en la producción, y en el caso de la tradicional flor de cempazúchitl, “ésa se puso negra, perdió su color anaranjado y la gente no la quiere comprar”.

Apuntó que los 25 comerciantes que se instalaron en el mercado Hidalgo sólo llevaron una tonelada de flor por cada uno de ellos, cuando el año pasado hubo quien vendió hasta dos toneladas y media.

Acompañada de sus cuatro hijos, Valencia Tépox mencionó que sólo tienen hasta hoy a mediodía para vender las decenas de kilos de flores que aún guardan en sus camionetas. “Después de esa hora, ya nadie viene a comprar, y lo que podamos lo remataremos entre los locatarios permanentes del Hidalgo, que la van a vender más barata. Lo que todavía nos sobre se va a echar a perder”.

A pesar de que la delegación estatal de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) señaló que “la zona más fuerte” de producción de flores es Atlixco, pues ahí “se sembraron 600 hectáreas y los campesinos obtendrían ganancias por 20 millones de pesos”, otro de los floricultores, Jesús Buenaventura, no parece compartir la opinión de dicha dependencia federal.

“Estamos dando la nube en 15 pesos, el cempazúchitl en 30, la gladiola en 70 y el terciopelo en 80. El año pasado dimos esos precios al doble. Tan sólo en el caso de la gladiola costaron hasta 160 pesos. Vemos que el gobierno le bajó el salario a todo mundo, y eso nos afectó porque la gente no está comprando. Yo le tengo que pagar 100 pesos a cada uno de mis trabajadores y a veces los apoyamos con la comida. Este año ya no tuvimos ganancias, sólo esperamos ahora que recuperemos los gastos, la inversión, y la flor que sobre se va a echar a perder. Después de eso, no sabemos qué vamos a hacer”.

EnviarEnviar Imprimir