"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

 

Puebla > Política
lunes 20 de febrero de 2006

Felipe Calderón pidió terminar con “el gobierno autoritario” de Mario Marín

Martha Garrido Ortega

El candidato presidencial del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón Hinojosa estuvo en Puebla el viernes pasado como parte de su gira proselitista. El principal tema en los discursos del aspirante fueron las supuestas grabaciones telefónicas entre el gobernador Mario Marín Torres y el empresario Kamel Nacif Borge en donde confabulan en contra de Lydia Cacho Ribeiro. El panista hizo un llamado a la ciudadanía para que se unan y pongan un alto “al gobierno autoritario”.

El primer acto del candidato panista fue en San Pedro Cholula, en donde firmó un pacto de apoyo con más de 125 organizaciones civiles y al que asistieron alrededor de 400 personas. Durante su discurso recriminó unas vez más las supuestas grabaciones telefónicas del mandatario estatal y el empresario textilero. Aseguró que con estos actos se demuestra que el priista utilizó la estructura gubernamental para favorecer intereses de un particular y al mismo tiempo, violentar los derechos humanos de la periodista y autora del libro Los Demonios del Edén.

“No podemos acostumbrarnos a que en México ocurran estas cosas, no podemos dejar pasar un hecho de esta magnitud ni podemos quedarnos callados como si nada hubiera pasado, porque quien se burla de los demás, quien se ríe del poder y lo usa contra quienes debe servir, hay que ponerle un alto, o la próxima víctima violada en una prisión puede ser cualquiera de nuestras hijas, hermanas o familiar”, aseveró. Posteriormente hizo un llamado a los presentes para que se sumen en la defensa de los derechos humanos de mujeres y hombres de todo el país.

Después de este encuentro, repentinamente, su equipo de campaña informó de un cambio de agenda. Calderón Hinojosa inauguró una casa de campaña en este municipio y posteriormente se dirigió al Congreso del Estado para acompañar a los diputados locales en la entrega de un oficio en el que se pide el inicio de un juicio político en contra de Mario Marín por el presunto delito de tráfico de influencias y abuso del poder. Cabe mencionar que el recinto legislativo estaba cerrado cuando el candidato llegó acompañado de unos 30 simpatizantes, diputados y de los representantes de los medios de comunicación nacional y local. La estancia fue breve pero accidentada, además de que a unas cuadras se encontraba la marcha de simpatizantes priistas en apoyo a Marín Torres.

El último punto de la gira de Calderón Hinojosa fue el municipio de Huejotzingo en donde tuvo un encuentro con aproximadamente 5 mil militantes y simpatizantes. En el lugar recordó los acontecimientos de hace 10 años, en donde explicó, el PAN ganó la alcaldía pero “un gobierno autoritario nos la quiso quitar, arrebatar e imponer a su candidato. Llamé a la resistencia civil y logramos refrendar el triunfo del PAN”.

En seguida, retomó el caso de Lydia Cacho y comentó lo que había ocurrido en el Congreso. “No podemos permitir que por instrucción del gobernador se desnude a una mujer, se le quiera manosear, se le pretenda violar. No podemos permitir que se utilice el poder, la fuerza del Estado contra los ciudadanos, hay que frenar el abuso del poder”, puntualizó despertando rechiflas y consignas en contra del titular del Poder Ejecutivo.

En un acto simbólico, los panistas, guiados por el candidato presidencial, sacaron unas tarjetas de papel en color rojo para simbolizar la expulsión del gobernador del estado de su cargo.

Por último, ofreció una breve rueda de prensa a los reporteros en donde retomó una vez más el caso de Lydia Cacho y aseguró que los diputados locales deben dar curso a una investigación a fondo para esclarecer los hechos y actuar en consecuencia: “no se puede gobernar cuando se ha cometido una tropelía como en el caso de Marín torres”, puntualizó.

“El congreso responde a los ciudadanos y ellos están valorando si realmente los diputados están respondiendo a los intereses de Marín o a los del Pueblo, aquí se va a probar de que lado está el PRI, del lado de la gente o del lado de los derechos humanos”, concluyó Felipe Calderón.

 

  Enviar | Imprimir