"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

 

Puebla > Política
lunes 20 de febrero de 2006

Por querer saber la verdad, se olvida la posible red de pederastas: Huesca

Martha Garrido Ortega

El arzobispo de Puebla, Rosendo Huesca y Pacheco, aseguró que el conflicto desatado para saber la verdad y el origen sobre las supuestas grabaciones telefónicas entre el gobernador Mario Marín y el empresario Kamel Nacif Borge para confabular en contra de la periodista Lydia Cacho, están logrando que se olviden dos temas medulares de la situación, la posible red de pederastas que estaría detrás de todo esto y la invasión a la privacidad de las personas a través del espionaje telefónico.

Lo anterior, durante su tradicional rueda de prensa dominical en donde puntualizó: “el problema de fondo que estamos dejando a un lado es que haya redes de pederastas, eso es terrible, que parece que eso es lo que denuncia esta periodista”. Después, Huesca y Pacheco continuó diciendo: “segundo, yo no estoy de acuerdo que demos por hecho que se volvió bueno grabar en los teléfonos (...), pero con lo preocupados que estamos de que aparezca la verdad estamos dejando dos problemas muy graves, el crimen organizado contra niños y el delito no tan grabe que lesiona la sociedad cómo es eso que y no tienes derecho a tu propia intimidad”.

Sin embargo, el arzobispo de Puebla no quiso opinar sobre si el gobernador Marín Torres debe dejar o no el cargo mientras se esclarecen los hechos. Comentó que este tipo de comentarios los hace como ciudadano y no como arzobispo, pues el cargo se lo prohíbe, sobre todo porque es un año electoral.

  Enviar | Imprimir