"Periodismo regional a la medida de su tiempo"

 

Puebla > Educación
miércoles 28 de diciembre de 2005

Diagnostican fasciolosis hepática en bovinos y caprinos de Atlixco e Izúcar de Matamoros

Miguel Ángel Domínguez Ríos

Atlixco– Cuatro de cada 10 bovinos y caprinos de las regiones de Atlixco e Izúcar de Matamoros padecen fasciolosis hepática, informaron investigadores y estudiantes de la escuela de biología de la Universidad Autónoma de Puebla. Dijeron que los resultados tienen como base estudios de campo y de laboratorio. “En todo esto, es muy grave cuando este parásito infecta el hígado de los seres humanos y los médicos confunden la fasciolosis con una cirrosis hepática”.

Ricardo Caicedo Rivas, docente investigador del área de Morfofisiología Experimental de la Escuela de Biología, explicó: “El parásito es un gusano plano en forma de hoja dispuesto a alojarse en el hígado de animales y personas y es mortal sobre todo en cabras, porque una vez infectadas mueren en tres meses”.

Agregó Caicedo, parte de la vida embrionaria del gusano está desarrollada en un caracol de la familia Lymnaeidae, el cual puede localizarse en grandes cantidades en aguas dulces de las zonas de Atlixco e Izúcar de Matamoros en donde los animales contraen la enfermedad por abrevar.

Ante el problema en esa región de la entidad poblana, lamentó el especialista de la escuela de Biología, “nada hacen las autoridades correspondientes a favor de un control biológico de los caracoles”.

Insistió: “Tampoco hay control sobre la cura y saneamiento de los chivos y borregos infectados; sólo cuando llegan a los rastros y tras abrirlos detectan el hígado duro como piedra y por tanto no puede ser consumida esta carne”.

Y las consecuencias de la propagación del mal mencionado, reiteró el universitario, “es reducir las ganancias de los productores porque repercute también cuando la hembra está lactando, y eso provoca disminución en la cantidad de leche”.

La recomendación a las autoridades sanitarias, apuntó el catedrático, es tomar en cuenta el problema del gusano responsable de afectar el hígado de los animales y la salud de los humanos.

“Quien contrae el mal también merma su actividad laboral, por ejemplo”, indicó Caicedo Rivas quien descartó: “Durante las tareas de la investigación aún no encontramos a una persona con ese problema en la entidad poblana; sin embargo, existen médicos dedicado a atender pacientes con la enfermedad”.

Los esfuerzos de campo y laboratorio servirán para dos o tres tesis de licenciatura en la especialidad, y así, a través de eso, conocer resultados sobre la incidencia de la fasciolosis hepática en animales y la variedad de caracoles transmisores del mal.

Mientras, la recomendación del catedrático de la escuela de Biología a la población es no consumir ningún tipo de caracol porque con frecuencia tienen parásitos y eso implica contraer fasciolosis hepática.

  Enviar | Imprimir