Jueves 5 Abril 2001
La Jornada de Oriente publicación para Puebla y Tlaxcala México

Primera
Plana
n El padre de la pequeña se niega a proceder contra la agresora

  Madrastra golpea, tortura y quema con una plancha a menor de edad

Ignacio Juárez Galindo n

  A sus cuatro años de edad, Evelin ha conocido casi todo tipo de violencia intrafamiliar. Las lesiones en su cuerpo y los dictámenes periciales lo confirman. En su corta vida, la pequeña ha sufrido a manos de su madrastra Martha Rosario Guevara Gándara, azotes quemaduras en la cara con una plancha y cerillos, le ha untado chile en la vagina, su cabeza ha sido estrellada contra el piso, ha sido torturada psicológicamente y cuando actúa mal la bañan con agua fría.

Por si fuera poco, Evelin reconoce que los castigos infringidos por la madrasta se extienden a su hermano de siete años, Cristian Gabriel, a quien en una ocasión le quemó la mano con un cerillo porque contestó el teléfono sin autorización. De su padre, José ¡ngel Garzón García, la menor sólo reconoce que ³toma mucho², casi no le ve y le hubiera gustado que se casara con ³una señora que se llama Diana, porque ella no nos pega².
El pasado 3 de abril, Evelin, alumna del segundo año de kinder, se presentó a su escuela con moretones en los ojos, nariz y pómulo izquierdo, además de que presentaba varias quemaduras. Al ver a la niña, Guadalupe Luna, la maestra de la menor, no pudo contener su sorpresa. Rosario Guevara justificó la condición su hijastra diciendo que se ³había caído de las escaleras².
Sin embargo, la educadora no quedó conforme con la explicación y abordó a la niña. Nerviosa y llorando desesperadamente, Evelin le dijo a su maestra que no podía contarle lo que le pasó porque su ³mamá² le iba a pegar más fuerte. Ya en la agencia del Ministerio Público Poniente, Evelin abundó en esa y otras ocasiones que la habían golpeado:
³Un día que iba para el kinder mi mamá me puso mis mallas porque iba a bailar en un ronda, pero como me escondí me pegó con el cable de la plancha en todo el cuerpo y cuando la plancha estaba caliente, me quemó la cara y con un papel que prendió con un cerillo me quemó las piernas, me agarro del pelo y azotó mi cara al piso, como me dolía mucho le dije: Œmami, ya no lo vuelvo a hacer¹.
³Ese día me bañé con agua fría porque me dijo mi mamá, además me puso chile en mi colita adelante y me lo embarraba, como me ardía me lavé con agua fría mi colita. Mi mamá me pega mucho cuando mi papá no está, me lastiman mucho mis zapatos pero ella dice que no me los va comprar y mis zapatos están muy viejitos. Mi mamá también lastimó de la mano a mi hermano Gabriel porque contestó el teléfono, y nos amenaza con no decirle nada a mi papá porque si no nos va a volver a pegar y como tengo miedo no digo nada.
³Yo no quería que mi papá se casara con mi mamá porque ella nos pega, quería que se casara con una señora que se llama Diana y quiero a vivir con ella porque no nos pega. Mi mamá me pega con el cinturón de mi papá y como él sólo viene en la noche no se da cuenta. Mi papá toma mucho. Me dijo (Martha Rosario) que si decía algo en la escuela me iba pegar más fuerte y si sabe que ya les dije me a pegar cuando llegue a mi casa. Quiero que la castigue².
El testimonio de la menor, asentado en la averiguación previa 1030/2001, es acompañado con dos palabras mal escritas al final del texto y que simbolizan una firma: Evelin.
Al final del documento también se encuentra la declaración del padre de Evelin, quien explicó que tiene tres meses de estar casado con Rosario Guevara. Pese a que dijo estar ³consternado² por las penurias de su hija, al final de su comparecencia sólo sentenció: ³No sabía que Martha golpeaba a los niños, pero no quiero proceder penalmente contra ella².